Bajo la denominada «Operación Lupin» y dirigidos por el Juzgado de 1ª instancia e instrucción nº 4 de Requena, el Grupo especializado en Delitos Telemáticos de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil, ha detenido en Madrid a J.A.F., el mayor ciberestafador en la historia de España y a varios de sus compinches.

La operación se inició tras detectar una serie de posibles estafas que afectaban a multitud de personas en diferentes puntos de España, todas ellas con varios patrones en común. Se trata de una serie de ciber-estafas cometidas principalmente por la venta de productos de electrónica de consumo en tiendas online fraudulentas, a través de páginas web copiadas de tiendas totalmente legales y de conocido prestigio en el mercado online, llegando a utilizar incluso sus logos y nombres de marca, todo ello con total desconocimiento del usuario estafado y con la clara intención de inducir a error al mismo.

Una característica común de estas páginas web fraudulentas, era su mínima duración en el tiempo, llegando a activarse únicamente durante un fin de semana y desapareciendo a continuación sin dejar ningún tipo de rastro. En ese breve periodo, la página era sometida a una intensa campaña de publicidad y posicionamiento web en los principales buscadores y redes sociales con llamativas ofertas, todo ello con la intención de captar el mayor número de potenciales compradores en el menor tiempo posible.

Otra de las particularidades de esta organización era, aprovechando las facilidades que ofrecen las nuevas tecnologías, la continua persecución del anonimato en la red para evitar ser detectados y que se les pudiese vincular con la comisión de los delitos investigados.

Durante el tiempo que ha durado esta investigación, los agentes del Departamento de Delitos Telemáticos de la UCO, han detectado y rastreado cerca de 30 tiendas online diferentes, todas ellas gestionadas por el ahora detenido y sus colaboradores. El volumen de ventas conseguido por esta persona ha sido tal, que los investigadores han podido corroborar como los ingresos mensuales fruto de la actividad delictiva del detenido superaban en ocasiones los 300.000 €, cifra de la que también solía alardear él mismo en sus círculos más cercanos.

Para toda esta operativa, el ciberestafador J.A.F. se nutría de un grupo criminal perfectamente organizado por él, con diferentes cometidos y a los cuales retribuía con un salario, como si de una empresa se tratara. Junto al ciberestafador, se ha detenido a varios de sus compinches, el «informático» y el responsable de captación de las «mulas», habiéndose decretado el ingreso en prisión provisional sin fianza para los tres. En total, se han detenido a 45 personas.

Entre los muchos indicios y pruebas incriminatorias obtenidas por los investigadores contra esta organización delictiva, se ha podido conocer y al mismo tiempo truncar los planes de futuro a corto plazo de este grupo criminal, en el que J.A.F estaba preparando, junto al resto de detenidos, la infraestructura necesaria de cuentas corrientes, teléfonos y webs fraudulentas para obtener un millón de euros en el próximo BlackFriday, cantidad que se habían marcado como colofón en una sola campaña.

Debido al gran número de personas afectadas por estas estafas, el Departamento de Delitos Telemáticos de UCO, ha activado una página web para canalizar todas las posibles denuncias. Más información | Gabinete de prensa de la Guardia Civil

 

Fuente:https://www.muyseguridad.net