ejército chino reemplazará Windows

En medio de una escalada de la guerra comercial contra China impulsada por Trump y el bloqueo a Huawei, los funcionarios de Pekín han decidido desarrollar un sistema operativo personalizado que reemplace a Windows en las computadoras utilizadas por el ejército chino.

La decisión, aunque no se hizo oficial a través de los canales de prensa normales del gobierno, fue anunciada a principios de este mes por la revista militar canadiense Kanwa Asian Defense y está siendo confirmada ahora por medios estadounidenses.

Según la revista, los oficiales militares chinos no saltarán de Windows a Linux, sino que desarrollarán un sistema operativo personalizado. Gracias a las filtraciones de Snowden, Shadow Brokers y Vault7, los funcionarios de Pekín conocen muy bien el gran arsenal de herramientas de hacking de los Estados Unidos.

Dado que estas filtraciones han revelado que las agencias del gobierno de Trump como la NSA puede piratear casi cualquier cosa, el plan del gobierno chino es adoptar un enfoque de «seguridad por oscuridad» y ejecutar un sistema operativo personalizado que dificulte la tarea de espiar las operaciones militares chinas.

La tarea de desarrollar el nuevo sistema operativo y reemplazar Windows recaerá en un nuevo «Grupo de Liderazgo de Información de Seguridad de Internet». El grupo responderá directamente al Comité Central del Partido Comunista Chino (PCCh) y estará separado del resto del aparato militar y de inteligencia.

La estrategia es similar al funcionamiento del Comando Cibernético de los Estados Unidos, que opera como una entidad separada del Departamento de Defensa de los Estados Unidos e independiente de las otras agencias militares y de inteligencia de los Estados Unidos.

China no es el primer país que busca soluciones tecnológicas más allá de Estados Unidos. A finales de los años 90, Corea del Norte también desarrolló un sistema operativo personalizado para su uso dentro del país llamado Red Star OS. El sistema operativo, basado en Linux, aún sobrevive, pero nunca se convirtió en el «único» sistema operativo oficial para las agencias gubernamentales, que continuaron usando Windows, Mac y Linux en paralelo.

Veremos lo que ocurre. La guerra comercial y política entre Estados Unidos y China está teniendo repercusiones a todos los niveles incluyendo la ciberseguridad.

Fuente:https://www.muyseguridad.net