Por favor, lee nuestro Aviso sobre el uso del material contenido en éste Artículo.

Según Phoronix y su creador, Michael Larabel, la gran causa del problema del consumo de energía en el kernel 2.6.38 es el cambio que se realizó en el llamado ASPM (Active-State Power Management) para las ranuras PCI Express.

La característica Active-State Power Management permite reducir el consumo de energía poniendo a los enlaces PCI Express que no se están usando en estado de ahorro de energía, haciendo que estén menos activos con el paso del tiempo.  Se trata de una característica común en portátiles y otros dispositivos móviles utilizadas para extender la vida de las baterías.

Aparentemente, la causa del problema con los últimos kernel Linux son las BIOS mal configuradas, puesto que muchos fabricantes de portátiles soportan ASPM pero no lo configuran correctamente en la llamada Fixed ACPI Description Table, que es la que “autoconfigura” la BIOS durante el arranque.

¿Cuál es la solución? Simple.

1.- Abre un terminal y escribe:

  1. gksu gedit /etc/default/grub

2.- Localizá una línea parecida a la siguiente:

  1. GRUB_CMDLINE_LINUX_DEFAULT=”quiet splash”

3.- Reemplazala con una como esta:

  1. GRUB_CMDLINE_LINUX_DEFAULT=”quiet splash pcie_aspm=force”

4.- Guarda los cambios y teclea el siguiente comando en el terminal:

  1. sudo update-grub

Esto habilita el ASPM diga lo que diga la BIOS, y las pruebas demuestran que con esa solución se logran ahorros de energía notables que aumentan la autonomía de las baterías de forma sensible.